Martes, 10 de Octubre de 2017 | 11:04 pm

El 26% de los latinos compraría un órgano si su vida estuviera en riesgo

¿Salvación económica o sentencia final?

Cargando el player...

Mucho se ha escrito acerca de las redes de narcotráfico en la región, desde investigaciones periodísticas hasta exitosas telenovelas. El tráfico de drogas, junto a la trata de personas y la venta ilegal de armas, generan los mayores ingresos de la actividad ilegal a nivel global. En los últimos años, a partir de la multiplicación de los medios informativos, se dispone de más datos en relación a actividades delictivas. Sin embargo, hay una de ellas que permanece casi por completo en las sombras: el tráfico de órganos.


Historias tétricas en donde turistas desprevenidos son secuestrados con el fin de sustraerles sus órganos circulan de boca en boca. ¿Cuánto hay de mito y cuánto de realidad en estos relatos? #OpinaAméricaLatina realizó un estudio para revelar qué saben los latinos del tŕafico ilegal de órganos.


Los expertos coinciden al afirmar que no existe tal cosa como el “robo de órganos”. El protocolo para trasplantes es complejo y torna prácticamente imposible que una persona sea secuestrada para robarle un órgano que luego sea inmediatamente trasplantado. Lo que sí ocurre es el tráfico de órganos, entendido como la posibilidad de que alguien acceda a un órgano sano pagándole a otra persona para que se lo done.


El 92% de los latinos aseguran haber oído hablar del tráfico de órganos, en tanto el 8% restante dice nunca haber escuchado nada sobre este tema.

Déjanos tus comentarios